Garoí±a se cerrará en julio 2013. Es el compromiso del Gobierno socialista. Y es compromiso previo al desastre de Japón. Porque antes de Fukushima, entre la fe ciega en la tí©cnica y la resistencia absoluta a lo nuclear, el Ejecutivo de Zapatero optó por la prudencia. Antes de Fukushima, los socialistas vascos optamos por la sensatez. Antes de Fukushima, la gran mayorí­a del Parlamento vasco se decidió por el equilibrio.
Prudencia, sensatez y equilibrio que ahora, despuí©s de Fukushima, deberí­an seguir siendo las pautas con las que tomar decisiones. Los ciudadanos nos exigen a quienes nos dedicamos a la polí­tica que les aportemos soluciones, y eso sólo es posible si somos capaces de absorber todos los datos, atendemos los criterios de los especialistas, los maduramos y adoptamos iniciativas que den cauce a las necesidades ciudadanas con todas las garantí­as de sostenibilidad, tanto económicas como medio ambientales. Y no es posible si nos dejamos llevar por el titular de la íºltima actualización de las ediciones digitales.
Estamos viviendo al segundo lo que ocurre en Japón. Jamás en la Historia, ante ningíºn desastre previo, habí­amos tenido una oportunidad semejante de recibir tal flujo de información. Y ello es así­ porque la gran tragedia está ocurriendo en un paí­s a la cabeza de las tecnologí­as. Ahí­ está precisamente la virtud y el problema para el debate sereno. Vemos con estupor cómo quienes tienen la mayor capacidad tí©cnica del mundo en materia nuclear y en la seguridad de sus centrales nos retransmiten en directo la caí­da de un modelo que está en la base de su progreso.
Por eso, lo que ocurre nos hace preguntarnos sobre nuestro modelo de progreso. No sólo a los polí­ticos. Tambií©n interpela a cada uno de los ciudadanos. Ahora, despuí©s de Fukushima, parece que no era para hacer chistes y titulares de trazo grueso que un Gobierno como el espaí±ol, plantee medidas de ahorro energí©tico. Ahora, despuí©s de Fukushima, da la impresión de que, para hablar de energí­a, para hablar de nucleares o renovables, sí­ parece sensato referirse tambií©n a nuestro consumo, al colectivo y al individual, para determinar por quí© recorrido ir para lograr quí© resultado final. Ahora, despuí©s de Fukushima, comprobamos que la simplificación de los problemas complejos puede servir para ganar unos votos, pero no para ganar el futuro.
Pero hay quienes persisten en esa simplificación. Por un lado nos dicen que la planta japonesa es de la misma generación y tecnologí­a que la del valle de Tobalina, como argumento mayor para el cierre de í©sta. Otros, que aquí­ es imposible un terremoto del calibre conocido, para justificar su continuidad. De un lado, quienes dan por demostrado que la energí­a nuclear debe erradicarse. De otro, quienes creen que sólo con este modelo se garantiza el progreso.
Seguramente en un punto intermedio estará la razón. Que todos los Gobiernos se replanteen todos los criterios de seguridad, que los revisen al alza, es ya relevante. Que incluso los que apostaban a ojos ciegas por lo nuclear cuestionen la continuidad de, al menos, las centrales más antiguas, tambií©n. Mejor serí­a que ese debate se hubiera hecho antes, que fuera permanente, y que fuera ajeno a lobbys de presión. Pero tambií©n serí­a más oportuno alejar los afanes alarmistas, el generar un clima de inseguridad absoluta, de riesgo inminente en cualquier lugar del mundo. Mejor serí­a, una vez más, la prudencia, la sensatez y el equilibrio.
Todos los informes tí©cnicos nos dicen que Garoí±a es seguro. Que lo es hoy. Antes y despuí©s de Fukushima. Los ciudadanos deben saberlo. Y deben conocer tambií©n que esos informes los elabora el organismo tí©cnico al que los polí­ticos hemos encomendado la labor de vigilar las centrales. Y tambií©n que los criterios seguidos se van a revisar. Que no hay Gobierno que quiera un desastre. Todo es mejorable, todo revisable y, desde luego, todo opinable. Y a  los polí­ticos, a quienes tienen que tomar las decisiones, les toca escuchar esas opiniones y aportaciones, no correr a ganarse un hueco en un titular sin saber hacia dónde le lleva su carrera.
Al inicio de esta legislatura, una de los primeros acuerdos del Parlamento se referí­a al debate que está ahora sobre la mesa de todos los Gobiernos del mundo. La inmensa mayorí­a de la Cámara, conciliando las posturas plurales de grupos de procedencia y trayectoria distinta, y el respaldo expreso de los socialistas, acordó pedir el cierre definitivo de Garoí±a. Pero no nos quedamos ahí­. Nos retratamos tambií©n en la apuesta por energí­as seguras, limpias y baratas, y especí­ficamente en el desarrollo de una polí­tica de energí­as renovables en función de las necesidades energí©ticas existentes y en la puesta en marcha de campaí±as de sensibilización ciudadana con el fin de promover el ahorro energí©tico.
Aunque ahora nos hayamos ratificado ene se acuerdo, esto lo dijimos y votamos cuando no habí­a elecciones próximas. Cuando no habí­a alarmas y optamos por la sensatez. Y la decisión del Gobierno de Espaí±a, tras analizar con rigor todos los informes, tomó la decisión de cerrar Garoí±a en 2013. Antes de que supií©ramos que existí­a Fukushima.
 
Aitor Casado Figueroa
Secretario General JSE-Egaz Ramón Rubial
Parlamentario Vasco – GPSV