Desde Juventudes Socialistas de Euskadi (JSE-Egaz Ramón Rubial) nos congratulamos por la ampliación del horario de cierre de bares llevada a cabo por el Gobierno Vasco, que supone solucionar un atraso en el que nos metió el anterior gobierno y supone, en contraste, tres beneficios con una sola medida:

Supone reavivar las ciudades que empezaban a oler cada dí­a a más rancio, una de las mayores quejas de los turistas que consideraban nuestras ciudades como capitales "muertas" de noche, en claro contraste con otras ciudades espaí±olas y europeas.

Supone preocuparse por una demanda de la juventud (y los que no son tan jóvenes) que se les hacia incompatible salir a cenar y tomar unas copas oyendo algo de míºsica, pues una vez terminada la cena ya casi era la hora de cierre. 

Supone por íºltimo, revitalizar la hostelerí­a que está pasando por sus peores momentos. Supone para ellos más ingresos y por tanto mayor capacidad de contratación.

Y sin embargo, no supone mayor confrontación con los vecinos como en estas ocasiones se intenta vender. Frente a los sectores que han querido hacer una guerra constante entre vecinos/as y personas que salen de fiesta, la realidad es que la mayorí­a que sale de fiesta es respetuosa con la vecindad, y lo que hace falta es más pacto entre vecinos, hosteleros y ciudadanos que salen de fiesta, que imposiciones que atentan contra la libertad de quienes quieren ciudades más vivas.