Nos encontramos en un punto de no retorno. Frente a los abusos de las entidades financieras (los verdaderos culpables de la crisis), frente a la realidad tan intolerable en la que nos encontramos (420000 ejecuciones hipotecarias en el Estado en los íºltimos seis aí±os y 220000 desahucios) y frente a la incapacidad del gobierno central de poner solución a este drama social, no queda más remedio que salir a la calle para defender y exigir uno de los derechos fundamentales mas vulnerados: el derecho a la vivienda digna.

LA ILP ha recogido más de un millón de firmas que buscaban desde el sistema y a traví©s de unos mí­nimos que se presentaban en la misma (la dación en pago retroactiva, alquiler social en las viviendas vací­as acumuladas por las entidades bancarias que se han enriquecido con la crisis, y moratoria de desahucios) dar solución a una situación verdaderamente insostenible. Una tramitación que estuvo a punto de ser rechazada en el parlamento por la negativa del PP en permitir su tramitación.

Sin embargo, ha sido la presión ciudadana, junto al resto de grupos polí­ticos, la que ha motivado que el gobierno central rectifique y logre su propósito de ver aceptada la tramitación de la ILP. Y es que las asociaciones de afectados, han dado un ejemplo magistral durante estos íºltimos aí±os a traví©s de sus movilizaciones (las concentraciones en sedes bancarias; las concentraciones en las casas donde se iba a producir un inminente desahucio para detenerloÂ…) para acabar con esta injusticia.

A pesar de todo, no acaba aquí­ la lucha. La necesidad de salir a la calle a protestar se vuelve más imperiosa que nunca para lograr la plena aceptación de estos mí­nimos que se presentan en la ILP. Es por ello que las Juventudes Socialistas de Euskadi se adhieren a las movilizaciones convocadas para el dí­a 16 de febrero en las tres capitales vascas y anima a toda la ciudadaní­a a que participen en las mismas.

Exigimos dación en pago retroactiva, alquiler social y stop desahucios ya!

Exigimos el derecho a la vivienda. 

¡Sí­ Se Puede!