El secretario general del PSE-EE de Bizkaia, Mikel Torres, ha afirmado que “logramos derrotar a ETA y los socialistas vascos lo logramos porque nunca claudicamos, nunca nos arrodillamos» y ha agregado que el papel “en primera plana” de los jóvenes socialistas en al derrota de ETA se merece “un gran homenaje” porque resistieron “mucho” y fueron parte “del dolor, del sufrimiento, del chantaje, de la extorsión y también de sus intentos de asesinato”.

Mikel Torres, junto al secretario general de Juventudes Socialistas de Euskadi (JSE-Egaz), Víctor Trimiño, ha participado este sábado en el acto de homenaje al fundador de las Juventudes Socialistas Tomás Meabe, en el cementerio de Derio, para intervenir después en un acto político en la Casa del Pueblo, donde ha afirmado que, “diez años después del fin de ETA, habría que hacer un gran homenaje” a los jóvenes socialistas, y Tomás Meabe “estaría muy orgulloso”.

En ese sentido, ha recordado a “todos los jóvenes socialistas que lucharon en la universidad y en los institutos de nuestros pueblos y ciudades defendiendo la organización de las Juventudes Socialistas y que iban a los debates para defender los ideales de la libertad y a las manifestaciones para estar en primer fila y decir que los jóvenes teníamos que dar la cara”.

Por último, Mikel Torres ha destacado que Tomás Meabe fundó las Juventudes Socialistas porque “quería hace partícipes a los jóvenes de lo que él pensaba que tenía que ser su lucha” y ha asegurado que la organización ha llegado a la actualidad “con los mismos ideales con los que él la creó, la justicia, la igualdad y la libertad”.

Por su parte, el Secretario General de Juventudes Socialistas de Euskadi (JSE-Egaz), Víctor Trimiño, ha destacado que siguen luchando por mejorar las condiciones materiales y de vida de los jóvenes vascos. Condiciones materiales, ha apuntado, como “el derecho a vivir con dignidad y autonomía y a trabajar en empleo dignos”. “Y cuanto hablamos de condiciones de vida de las personas jóvenes hablamos también de muchas más cosas, hablamos de que todos podamos vivir sin miedo, de que las mujeres no tengan miedo en la calle, de que ninguna persona se sienta ciudadano de segunda o tercera por su orientación sexual o por su color de piel”, ha añadido, para señalar que “defender las condiciones materiales de vida es también estar a la cabeza de la defensa de nuestro entorno, de nuestro medioambiente y de nuestro plantea, porque sin todo esto no hay condiciones de vida posibles”.