Las dos organizaciones políticas juveniles celebraron un mitin en la plaza del barrio minero, al que acudió la candidata a Diputada General por el PSE-EE, Teresa Laespada, quien revindicó la importancia de la solidaridad y los servicios públicos en el difícil contexto actual y puso en valor el papel del socialismo en la comarca.

 

Las Juventudes Socialistas de Bizkaia y las de Huelva se hermanaron este pasado sábado, 5 de noviembre, mediante un acto político que celebraron en la plaza de La Arboleda ante militantes de ambas organizaciones. El encuentro contó con la participación de Gabriel Arrúe y Javier Huete, secretarios generales de la organización en Bizkaia y Huelva respectivamente, Alejandro Moyano, líder de las Juventudes Socialistas de Andalucía y Teresa Laespada, candidata a Diputada General de Bizkaia por el Partido Socialista. Desde la organización juvenil vizcaína explicaron que el hermanamiento se fundamenta en el pasado minero e industrial que comparten ambas provincias y en la importancia del movimiento obrero y del socialismo en la lucha por mejorar las condiciones de vida de las personas trabajadoras tanto en Bizkaia como en Huelva. Es por esa razón que el lugar elegido para escenificar esa unión fue La Arboleda, principal exponente de la historia minera de Bizkaia.

La candidata socialista, que es además la actual Diputada Foral de Empleo, Igualdad e Inclusión Social, quiso aprovechar el acto para declarar que, en un momento como el actual es más necesario que nunca “reivindicar la solidaridad, la comunidad, una sociedad en la que nos protejamos, acompañemos y cuidemos”, algo que a su juicio sólo puede conseguirse “desde lo público, con servicios públicos de calidad”, para lo que es necesario una “una buena fiscalidad, progresiva y justa”. Laespada defendió que la función de la política debe ser “evitar que las desigualdades marquen definitivamente las oportunidades de vida y el futuro de las personas”.

Gabriel Arrúe, Secretario General de Juventudes Socialistas de Bizkaia, manifestó que desde su organización “siempre hemos apostado de manera firme por tender puentes entre personas y entre territorios, por hermanarnos entre diferentes” frente a otros movimientos políticos que “apuestan por separar, por dividir, por levantar fronteras donde no las hay y clasificar a los ciudadanos en función de su sentimiento de pertenencia”. Arrúe, que hizo un repaso de distintos hitos trascendentales de la historia vasca vinculadas con el socialismo y con la Zona Minera, consideró a las Juventudes Socialistas herederos de ese legado porque “representamos la herencia de lo que ellos lucharon y ganaron” y puso en valor el trabajo que el PSE-EE lleva a cabo tanto en la Diputación Foral como en el ayuntamiento del Valle de Trápaga.

Por último, Javier Huete y Alejandro Moyano recalcaron los paralelismos históricos entre Bizkaia y Huelva y cómo fue el socialismo la herramienta de la que se sirvieron las clases trabajadoras de ambas provincias para conquistar derechos laborales y sociales. Además, quisieron destacar el ejemplo que suponen las Juventudes Socialistas de Euskadi y el socialismo vasco en general por su compromiso, su sacrificio y su entrega a los ideales y valores progresistas.

Tras el acto político, se llevó a cabo el descubrimiento de una placa conmemorativa del hermanamiento y de otra con motivo de la reapertura de la agrupación de Juventudes Socialistas de la Zona Minera, y ambas organizaciones se entregaron distintos presentes.